Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

Proyecto de Acuerdo 490 de 2016 Concejo de Bogotá, D.C.

Fecha de Expedición:
--/ 00/2016
Fecha de Entrada en Vigencia:
Medio de Publicación:
La Secretaría Jurídica Distrital aclara que la información aquí contenida tiene exclusivamente carácter informativo, su vigencia está sujeta al análisis y competencias que determine la Ley o los reglamentos. Los contenidos están en permanente actualización.


 
 

MEMORANDO

PROYECTO DE ACUERDO No. 490 DE  2016


Ver Acuerdo Distrital 663 de 2017 Concejo de Bogotá, D.C.

 

MEMORANDO

 

PARA:           Dr. Armando Gómez Rayo – Secretario  General Concejo de Bogotá

DE:                 Honorables Concejales

ASUNTO:      Proyecto de Acuerdo

 

 

De conformidad con lo señalado en el Artículo 67 del Acuerdo Distrital 348 de 2008, nos permitimos radicar el Proyecto de Acuerdo ““Por el cual se incentiva la solidaridad social y la protección del ambiente mediante el uso del carro compartido en el Distrito Capital y se dictan otras disposiciones””, con el fin de que surta el trámite pertinente.

Agradecemos su atención y la colaboración que siempre nos ha brindado

 

Cordialmente,

 

 

MARÍA CLARA NAME RAMÍREZ                         LUCIA BASTIDAS UBATE

Concejal De Bogotá                                                Concejal de Bogotá                                                         

 

                        

 

EDWARD ANIBAL ARIAS RUBIO                        HOSMAN YAITH MARTÍNEZ MORENO

Concejal de Bogotá                                          Concejal De Bogotá   - Vocero                                                                                                   

 

 

ANTONIO E SANGUINO PAEZ                       JORGE E TORRES CAMARGO

Concejal de Bogotá                                           Concejal de Bogotá                                         

                                PROYECTO DE ACUERDO No. 490 DE 2016

“Por el cual se incentiva la solidaridad social y la protección del ambiente mediante el uso del carro compartido en el Distrito Capital y se dictan otras disposiciones”

 

JUSTIFICACIÓN

 

Uno de los retos más importantes que afronta Bogotá D.C en la actualidad, es  mejorar las condiciones de movilidad en la ciudad, disminuyendo los tiempos de desplazamiento y  haciendo que exista una mayor sinergia entre todas las formas de modalidad de transporte – Publico colectivo y ejecutivo, TransMilenio, carro particular, taxi y medios alternativos de transporte-.

 

Desde esta perspectiva resulta evidente que los trancones en la ciudad se han vuelto cotidianos, en especial en las horas pico – 6 y 9 am y 5 y 7 pm, franja de tiempo en que la mayoría de los ciudadanos realizan sus desplazamientos.

 

Con el fin de combatir los frecuentes embotellamientos en la ciudad, desde hace algunos años se empezó a implementar la medida del pico y placa, la cual impone una limitación diaria a los vehículos particulares y públicos, de acuerdo al número de placa. Durante su aplicación esta medida ha sufrido cambios en los horarios, generando efectos como el incremento del uso del carro particular en las llamadas horas valle.

 

A pesar de todas las medidas aplicadas para mejorar la movilidad en la ciudad, el incremento de propietarios, así como las deficiencias en el servicio público masivo han conducido a una disminución de la velocidad promedio en la ciudad pese a medidas de administración de la demanda de la malla vial desde el 2008[1].

 

 La anterior situación se puede constatar si se observa que el promedio de velocidad de desplazamiento en la ciudad en el periodo comprendido entre 2002 y 2008, fue de 31.17 km/H, y que en la actualidad es de 23.27 Km/H”[2] aproximadamente, como se puede analizar en las gráfica 1.

 

Grafica Nº1 Promedio de Velocidad en los Diferentes Tipos de Transporte en Bogotá D.C. Año 2011  y 2002 a 2011.

Fuente: Secretaria de Movilidad. “Informe Movilidad en Cifras 2011

 

De lo anterior se puede resaltar que la medida de pico y placa, es solo una de las estrategias que se pueden adoptar para mejorar la movilidad en la ciudad. Puesto que la velocidad de desplazamiento en cualquier modo de transporte en la ciudad ha descendido significativamente en los últimos años.

 

A su vez esta disminución en la velocidad de desplazamiento en la ciudad se puede relacionar con el uso que los ciudadanos hacen de los diferentes medios de transporte y para este caso especial el vehículo particular, que transporta sólo el “10% de las formas de transporte que utilizan los ciudadanos como se muestra en la gráfica 2”[3].

 

 

Grafica Nº2 Participación de los Modos de Transporte en Bogotá D.C 2011.

Fuente: Secretaria de Movilidad. “Informe de Indicadores Encuesta de Movilidad de Bogotá 2011”.

 

Lo anterior quiere decir que los Bogotanos prefieren usar el vehículo particular para realizar el 10% de los viajes que se hacen en la ciudad; cifra que contrasta con el alto impacto que genera el uso de este medio de transporte en términos ambientales y de congestión.

 

A su vez es importante comprender que el crecimiento del parque automotor en la ciudad, en especial en lo que se refiere a los vehículos particulares en los últimos años se ha duplicado, pasando “666.520 vehículos en 2004 a 1.455.062 en 2011”[4] aproximadamente. Esta modificación ha contribuido de manera significativa al aumento de los trancones en la ciudad, teniendo en cuenta que el desarrollo vial ha crecido  en un porcentaje de “2.7% más de malla vial, mientras que el número de carros particulares en circulación aumento en un 91%”[5].

 

Si se analiza el uso del carro en términos ambientales y especialmente “en países en vías de desarrollo “la creciente motorización y extensión del uso del automóvil privado plantea dificultades generalizadas en materia de congestión de tráficos, así como ingentes costos en el campo ambiental (a nivel mundial se estima que hacia 2015, las zonas urbanizadas causaran el 80% de las emisiones de CO2)”[6]. Con lo cual se incrementan los efectos negativos en el ambiente y en especial en la capa de ozono, derivado del uso  intensivo y masivo del automóvil particular.

 

Para evaluar los efectos nocivos del uso del carro particular,  es importante considerar medidas de impacto: la Environmental Protection Agency –EPA (Agencia de protección del ambiente de Estados Unidos), sostiene que el uso del automóvil particular por una sola persona produce 4.9 toneladas de Co2 al año, cuando este es usado por una sola persona; pero si se usa por varias personas, y al menos se movilizan por viaje 3 personas, se estarían emitiendo 0.98 toneladas de Co2 al año.

 

La situación descrita, indica que a la ciudad y al cabildo distrital debe interesarle promover medidas para desincentivar el uso del carro particular o para que al hacerlo se fortalezca la idea de un uso eficiente. En tal sentido, esta propuesta normativa busca premiar la conducta de aquellos ciudadanos que solidariamente comparten el carro y reducen, como efecto, la cantidad de emisiones promedio por persona, así mismo se contribuye a mejorar la velocidad promedio de desplazamiento en la ciudad. Si se promueve el uso del carro compartido o carpooling, se está ayudando a la protección del ambiente con la disminución de las emisiones de Co2.

 

 

OBJETO DEL PROYECTO

 

El presente proyecto de acuerdo, pretende generar estímulos para disminuir las emisiones de Co2, y mejorar la velocidad promedio de la ciudad, incentivando el uso del carro compartido o carpooling por parte de la ciudadanía en el Distrito Capital.

 

Esto sustentando en las experiencias que han iniciado tanto la sociedad civil con modelos como el “club de pico y placa”, la comunidad estudiantil con iniciativas como el portal del viaje de la Universidad de los Andes[7]  y la empresa privada con la iniciativa comparte tu Chevrolet de General Motors Colomotores[8].

 

Estas experiencias señalan una práctica privada que busca mejorar la movilidad, el ambiente y el bienestar  ha carecido del apoyo institucional del Estado, y evidencia las posibilidades de éxito para la iniciativa.  La práctica que hasta el momento es solo de iniciativa privada funciona bajo el esquema de crear una base de datos de usuarios que bajo su libre albedrío, expresan la intención de compartir el carro, estipulando los recorridos y horarios exactos, para poder recoger a las personas con las que se van a compartir el vehículo, generando un compromiso para cumplir la ruta y el horario, además de una contribución económica para el propietario del vehículo en algunos casos.

 

Esta iniciativa del uso del carro compartido o carpooling, debe ser una de las estrategias que el gobierno distrital impulse en las diferentes entidades del distrito y de esta manera acompañar a nivel público los esfuerzos que se hacen desde el sector privado y sociedad civil, con el fin de disminuir el impacto ambiental del uso del carro particular en Bogotá y mejorar las condiciones de movilidad.

 

El gobierno y el Concejo de Bogotá, puede incidir en la conducta ciudadana generando un incentivo a los ciudadanos, este podría consistir en un premio a la solidaridad ciudadana que consiste en compartir en vehículo privado. Entre otras razones, porque habría uno efecto favorables sobre la movilidad,  una reducción del impacto ambiental por el uso de carro particular, una contribución a la integración social, en las empresas, oficias y universidades.

 

Como ya se evidenció, las emisiones de CO2 se reducen en promedio por persona al incrementar el número de pasajeros del carro particular. La conducta de carro compartido o Carpooling, consiste en que dos o más personas comparten periódicamente el uso de un automóvil particular indiferentemente de la relación que pueda haber entre ellos.

 

Ahora bien, se requiere que esta conducta sea impulsada desde la administración distrital, y que se haga público el beneficio que implica para la ciudad y para las personas.

 

NECESIDAD DEL PROYECTO

Para impulsar las prácticas de compartir el carro, se requiere motivar a los ciudadanos. Las experiencias de otros países indican que las empresas contribuyen incentivando esa práctica, con soluciones de parqueo preferenciales, premios corporativos por cuidar el medio ambiente etc. Así mismo,  las empresas y universidades han sido motivadas por los organismos de control del medio ambiente con reconocimientos de responsabilidad social con el medio ambiente y con estímulos tributarios por parte de las administraciones locales.

 

Bogotá ha demostrado que puede transformarse a partir de programas de cultura ciudadana, y que se adapta rápidamente a los cambios que los diferentes alcaldes le han propuesto en materia de movilidad como son el uso del pico y placa, el Transmilenio, las cebras, los paraderos etc., y creemos que puede responder muy bien al uso del carro compartido como una solución ambiental y de movilidad.

 

La responsabilidad de la congestión vehicular es de todos, las entidades públicas distritales,  deben dar ejemplo en la promoción entre sus empleados para compartir el carro y usar medios de movilidad alternativa para ir al trabajo. La promoción del uso del carro compartido debe promoverse por las personas que se movilizan en la ciudad en transporte privado; adicionalmente, la ciudad tiene ventajas organizativas como las Juntas de Acción Comunal, las propiedades en Régimen Horizontal, y los conjuntos cerrados, escenarios que facilitan la organización de vecinos y residentes para incentivar el uso del carro compartido y la promoción de un premio por esta conducta amigable con el ambiente y solidaria con los demás ciudadanos y la humanidad.

 

Veamos algunas de los beneficios sociales, ambientales y económicos de usar el carro compartido:

 

Beneficios Sociales del carro compartido

•          Ayuda a disminuir la congestión vehicular en la ciudad

•          Permite a las personas  relajarse y dejar que otra persona maneje parte    

           del tiempo.

•          Reduce el estrés que ocasiona el tráfico, y manejar todos los días.

•          Fortalece la creación de vínculos sociales

•          Contribuye con una mayor velocidad de desplazamiento

Beneficios Ambientales del carro compartido

•          Ayuda a disminuir los altos niveles de contaminación ocasionados por los gases emitidos por los carros.

•          Ayuda a disminuir la contaminación auditiva.

•          Genera menos residuos al optimizar los recursos de movilidad.

•          Contribuye en el ahorro de recursos escasos como el petróleo

Beneficios económicos del carro compartido

•          Disminución en la inversión de ampliación en la malla vial

•          Ahorra dinero en gasolina y estacionamientos.

•          Ayuda a disminuir el gasto en depreciación y manutención de los vehículos

El uso del carro compartido ha sido reglamentado en países como Estados Unidos de América, donde lleva más de 20 años, su utilización con resultados medibles y cuantificables en la reducción de la contaminación del medio ambiente, sin contar con todos los demás beneficios para la salud y bienestar.

 

Beneficios Ambientales

 

Por los efectos sobre la movilidad, la economía y la integración social, el uso del carro compartido es una medida útil para la ciudad. Otro aspecto que podemos observar con gran relevancia es la reducción de los impactos ambientales, donde es preciso hablar de temas como el calentamiento global, cuyo principal causante son las fuentes móviles de emisiones de CO2.

El calentamiento global es producido por el alto nivel de emisiones de gases CO2, a lo cual contribuye en mucho las ciudades que concentran muchos vehículos, como es el caso de Bogotá. Como efecto de las emisiones se producen reacciones en los seres vivos y en el medio ambiente.

 

El aumento de las temperaturas conduce al cambio climático, que se puede entender como el cambio de clima como consecuencia directa o indirecta de la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial.

 

En el caso particular de Bogotá, según datos de la Secretaría de Ambiente de Bogotá (SDA), la contaminación el aire es causado en un 60 por ciento por las fuentes móviles[9], y el otro 40 por ciento lo generan las fuentes fijas[10].

Aunque Bogotá, está lejos de alcanzar los niveles de emisión GEI, de otras ciudades como New York, México, Buenos Aires, Chile, Sídney y Toronto, si logra superar a 2 ciudades latinoamericanas, Quito y Lima, emitiendo al año 10.873.331 toneladas de dióxido de carbono (CO2) y es causa de preocupación que pese a la problemática de movilidad y los niveles elevados de turbiedad del aire no se tomen medidas para reducir estos impactos negativos a la calidad de vida de los ciudadanos.  

Como mencionamos, en Bogotá, la mayor fuente de contaminación son las fuentes móviles,  según el decreto 948 del 5 de junio de 1995 las fuentes móviles pueden definirse de la siguiente manera:

 

“Fuente móvil: Es la fuente de emisión que por razón de su uso o propósito, es susceptible de desplazarse, como los automotores o vehículos de transporte a motor de cualquier naturaleza”.

 

Como efecto del presente proyecto se debería mejorar el monitoreo de la calidad del aire, como primera medida para ver los efectos de la modificación de la conducta ciudadana a partir de la estrategia carro compartido.

 

En conclusión, la utilidad del proyecto se cumple por razón de tipo social, económico y ambiental, así como por el impacto directo que una modificación en el uso del carro particular tendría la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, en la calidad del aire, la mitigación del calentamiento global y la salud, pues la calidad del aire que respiran los bogotanos es altamente contaminado y se podría mejorar al reducir la emisiones promedio persona.

 

Así mismo, se cuenta con una red de monitoreo de la calidad del aire que es útil para medir los impactos de la medida, con el propósito de ajustarla o hacerla más o menos flexible.

 

 

 

 

COMPETENCIA Y MARCO JURÍDICO

 

El Concejo de Bogotá tiene competencia para abordar el conocimiento de este proyecto, en virtud del artículo 12 numeral 1 del Decreto 1421 de 1993, que asigna al Concejo de Bogotá la atribución de dictar normas necesarias para garantizar el adecuado cumplimiento de las funciones y la eficiente prestación de los servicios.

 

 

ANTECEDENTES:

 

Este proyecto ha sido presentado en varias oportunidades a consideración del Concejo de Bogotá, ha recibido importantes aportes y sugerencias que se catalizan en esta propuesta, principalmente en el articulado ha sido objeto de importantes aportes por los concejales y concejalas ponentes a quienes agradecemos por sus aportes. 

 

La Propuesta ha recibido comentarios favorables desde el concejo de la ciudad, en la administración anterior, tuvo concepto negativo de viabilidad porque se consideró que la ciudad no contaba con organización administrativa, ni disponibilidad para organizar  carriles especiales para hacer viable el uso del carro compartido, sin embargo, en la propuesta del Plan de Desarrollo “Bogotá Mejor para todos” se observa una mejor disposición para garantizar mediante el uso de la tecnología esta propuesta que contribuye a reducir las emisiones al ambiente.

 

 

IMPACTO FISCAL DEL PROYECTO

 

El proyecto no tiene impacto fiscal. En la medida en que se está creando una orden a la administración que está sujeta a reglamentación  por parte del Alcalde Mayor.  Ahora bien, este proyecto fue presentado en oportunidad anterior con el número 066-2013, para el cual la administración distrital señaló que su implementación traería como efecto:  “un presupuesto adicional al que ya está proyectado por la Secretaria de Movilidad conforme a los proyectos planteados en el Plan Distrital de Desarrollo “Bogotá Humana”, el cual permita implementar  la plataforma web donde la población podrá inscribirse para el desarrollo de la actividad”.

 

Sin embargo, algunas entidades del sector privado como la Universidad de los Andes, tienen creada la plataforma para el uso del carro compartido, esta entidad y los miembros de la red administrada por iniciativa privada podría ser beneficiaria de alguna medida gubernamental para incentivar el uso, medida que no tendría costo para el distrito.

 

Cordialmente,

 

 

MARÍA CLARA NAME RAMÍREZ                         LUCIA BASTIDAS UBATE

Concejal De Bogotá                                                Concejal de Bogotá                                                         

 

                        

 

EDWARD ANIBAL ARIAS RUBIO                        HOSMAN YAITH MARTÍNEZ MORENO

Concejal de Bogotá                                          Concejal De Bogotá   - Vocero                                                                                                   

 

 

ANTONIO E SANGUINO PAEZ                       JORGE E TORRES CAMARGO

Concejal de Bogotá                                           Concejal de Bogotá                                         

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PROYECTO DE ACUERDO No.

“Por el cual se incentiva la solidaridad social y la protección del ambiente mediante el uso del carro compartido en el Distrito Capital y se dictan otras disposiciones”

 

 

EL CONCEJO DE BOGOTÁ

 

En ejercicio de sus atribuciones constitucionales y legales y, en especial, las conferidas por los numerales 1 y 7 del Artículo 12 del Decreto Ley 1421 de 1993.

 

ACUERDA:

 

Artículo 1. La Administración Distrital, en cabeza de la Secretaría de Movilidad, promoverá la solidaridad social y la sostenibilidad ambiental mediante la estrategia “uso del carro compartido” en el Distrito Capital.

 

Parágrafo: Se entiende por “uso del carro compartido”, la conducta particular en la cual dos o más personas comparten el uso de un automóvil particular para el desplazamiento hacia diversas zonas de la ciudad, que tiene por objeto consolidar iniciativas que contribuyan a la descongestión vehicular y la protección del medio ambiente, a través del uso del automóvil.

 

Artículo 2. La Secretaría Distrital de   Movilidad implementará un proyecto piloto de la estrategia “uso del carro compartido” en los corredores viales donde sus condiciones así lo permitan.

 

Parágrafo 1: La Administración Distrital podrá establecer incentivos para aquellos grupos de ciudadanos que promuevan la estrategia “uso del carro compartido”.

 

Parágrafo 2: Podrá promoverse el “uso del carro compartido” de manera individual, en lugares de trabajo, centros comerciales, establecimientos educativos, parques públicos y demás estrategias que la Administración Distrital considere pertinente.

 

Artículo 3. Las entidades del Distrito establecerán mecanismos para promover y facilitar la inclusión de los servidores públicos en la estrategia “uso del carro compartido”.

 

Parágrafo: La Secretaría Distrital de Movilidad, definirá los canales de comunicación para la promoción y divulgación e implementación de la estrategia “uso del carro compartido”.

 

Artículo 4°. El presente Acuerdo rige a partir de la fecha de su publicación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] Nota: Se debe aclarar que en el año 2009 se cambió la metodología para medir la velocidad promedio de desplazamiento en Bogotá D.C y esto hace que disminuya casi 7 Km/H. Fuente: Secretaria de Movilidad, Bogotá D. C “Informe Movilidad en Cifras 2011. Pág. 17.

[2] Secretaria de Movilidad. “Informe Movilidad en Cifras 2011”.

 

 

[3] Secretaria de Movilidad. “Informe de Indicadores Encuesta de Movilidad de Bogotá 2011” Capitulo 1. Pág. 66. 

[4] Secretaria de Movilidad. “Informe Movilidad en Cifras 2011”.

[5] Ibid.

[6] Lupano, Jorge y Sánchez Ricardo. “Política De Movilidad Urbana E Infraestructura Urbana De Transporte”. CEPAL y France Coperàtion, Colección Documentos de Proyectos, 2009.  

[9] Los vehículos en los que normalmente nos transportamos, emiten cerca de 4'831.225 toneladas de CO2, equivalente a algo más del 60% de lo estimado en el módulo de energía y cerca del 36% del total del inventario GEI para Bogotá D.C. año 2008. Por la eliminación de desechos sólidos o las basuras que normalmente se arrojan al Relleno Sanitario Doña Juana, se generaron 2'933.502 toneladas de CO2 equivalente, lo que representa casi el 22% del total de la ciudad para ese año.

 

[10] Corresponde a la fuente de emisión situada en un lugar determinado e inamovible, aun cuando la descarga de contaminantes se produzca en forma dispersa.